Honor Play: móvil gammer que no cumple las expectativas

El Mercado tecnológico de Smartphone está en un punto de no retorno y es algo evidente. Las mejorías o novedades son escasas o inexistentes. Cada lanzamiento es el mismo con una pieza distinta que no aporta nada extra al funcionamiento del dispositivo. Este es el caso del Honor Play. La firma Premium de Hauwei no innova. Es como si pensasen las distintas marcas que con hacer un móvil que se adapte a cualquier funcionalidad ya es suficiente. Sin embargo, se olvidan que un teléfono móvil no es un juguete y que no es necesario que sea destinado a gammers.

Honor no pierde el tiempo. Se sabe que los dispositivos Gamming se hacen especialmente para gammers pero no solo es para ellos. el gigante asiático quiere ganarse al público con unas características propias de móvil de alta gama. Lo curioso es que por el precio de lanzamiento es muy probable que las piezas no sean del todo buenas. Es imposible que lancen componentes de última generación por un precio no superior a 350 euros. Hay gato encerrado.

Las características del Honor Play son sorprendentes.  Con una de las pantallas más grandes del mercado, solo superada por la del todo poderoso Galaxy Note 9, con unas dimensiones realmente sugerentes con 6.3 pulgadas y calidad FullHD y LCD. De esta manera ya te están diciendo que viviremos una experiencia distinta a las nunca antes vistas, aunque en el fondo es lo mismo de siempre. De nada sirve que tengamos un visor totalmente nuevo mientras mantengamos unas calidades realmente deficientes.

La primera sorpresa llega con el almacenamiento. Por una parte existen dos tipos de dispositivos, uno con 4 GB  de RAM y otro con 6GB. Algo que a simple vista parece ser que se quedarán cortos si realmente quieren que se trate de un dispositivo que la gente utilice para jugar. Respecto al espacio de almacenamiento interno  nos ofrecen 64 GB y se puede ampliar hasta 256 GB.  Es muy bajo para un dispositivo de este tipo. Las aplicaciones cada vez pesan más y con las actualizaciones ocuparán cada vez más espacio. No hay dudas de que en ese sentido es deficiente.

Uno de sus puntos fuertes se encuentra en la batería. No iba a ser todo malo. El Honor Play va un paso más allá. Se trata de un dispositivo que tiene un valor adicional que se encuentra en la capacidad de la batería. El lanzamiento del Honor Play viene con una batería de 3750 mAh. De este modo, es evidente que tiene una capacidad mucho más superior que otros dispositivos que deberían estar a su altura.  El fabricante asiático con ello quiere intentar dar el plus extra a  su dispositivo. Estos 750mAh adicionales permitirá ampliar la autonomía del dispositivo más si cabe. A todo ello, viene como viene siendo habitual con la opción de carga rápida. Sin embargo la principal novedad es que no dispondrá de puerto USB-C, facilitando al usuario la carga del dispositivo con cualquier cable micro USB que tengan a mano.

La decepción y en mayúsculas es el paso atrás que han dado con la cámara. No es que sea deficiente, es que tiene una calidad realmente pésima. El Honor Play viene con una doble cámara trasera que el sensor principal tiene 16 megapíxeles y el secundario 2 megapíxeles. Por su parte, la delantera mantienen los 16 megapíxeles. A la hora de llevar a la práctica y utilizar estos elementos dejan en evidencia la funcionalidad de la misma. La calidad es desastrosa. Es inaceptable que en una imagen hecha a dos metros ya se vea mal. Es un problema serio en una era de la inmediatez y del excesivo postureo.  Pueden hacer campañas de publicidad con influencers pero dudaría mucho que las imágenes sean realizadas con este dispositivo.

El Honor Play viene con uno de los sistemas operativos más recientes, el Android 8.1 Oreo, por lo que no tendrá problemas con las actualizaciones y ofrece un buen rendimiento.  A todo ello, viene con Emui 8.2, que es el toque personal de Honor permite que el usuario pueda adaptar y configurar el dispositivo a su gusto. En este punto está otro de sus grandes problemas. Estamos acostumbrados a que nos den todo hecho. Este diseño solo lo conocen los usuarios de Honor o Huawei. Por ello, tardarán bastante en conseguir lo que ellos quieren.

El dispositivo consta del procesador Kirin 970, que es el propio la firma Huawei y por consiguiente de Honor.  De este modo se trata de un chip que conocen a la perfección y que está presente en el resto de móviles de su gama. Sin embargo, viene acompañado de GPU turbo. Ésta ayuda permite que el Honor Play tenga más facilidades que el resto de Smartphone a la hora de funcionar.

En Honor han intentado hacer un móvil Gammer y les ha salido el tiro por la culata. Es un dispositivo que está a medio camino. Es un quiero y no puedo. La firma asiática tiene acuerdos de lanzar Smartphone para jugadores y lo han hecho sin matarse demasiado. Pueden tener mucho sonido envolvente pero si las características son desastrosas, ya pueden regalártelo que no cambiará.

Honor Play: Las prisas y las obligaciones no son buenas

El Honor Play es un dispositivo para salir del paso. No tiene grandes novedades. El  diseño es  clásico y el típico de la gama media. La firma quería ir un paso más allá pero se han mantenido en la zona de confort y no quieren salir de ella. No es propio de una firma que pretende batallar con Samsung o Iphone a la larga lanzar un producto que parece una broma de mal gusto.

Honor nunca ha creído en este dispositivo. Si hubiese sido así no habrían tenido ningún problema con inflar un poco más el precio. Pueden tener la iniciativa de: somos empresa low cost y vamos  tirar la casa por la ventana. El problema está que ofrecen algo muy visto y que no es nada nuevo. Si al menos hubiesen conseguido solucionar algunas deficiencias de los otros sistemas habrían sorprendido. El Honor Play es un Smartphone que te deja frío. Es posible que sea un éxito en ventas, pero no nos engañemos, será por el precio.